¿Deben ser gratuitos los periódicos?

Publicado el 23 junio, 2005

Hoy he visto en un restaurante un expositor con ejemplares de Mini Segundamano [el dominio está libre]. Mini por su tamaño y por el número de páginas.
Segundamano.es es el periódico de anuncios por palabras más vendido en mi ciudad. Pertenece al grupo internacional Trader, que en su día compró Infojobs, la web de empleo líder en España.
He cogido un ejemplar para averiguar cuánto tiempo lleva en la calle la edición mini, cuya existencia desconocía: Madrid Sur / Junio – semana 24 / Nº 15. Es decir, es muy reciente.
Segundamano, que compran sobre todo personas en busca de piso o trabajo, es de pago y, para ser diario, no es precisamente barato: 2,70 euros frente a 1 euro la prensa generalista. Imagino que es porque no tiene lectores fieles, sino que únicamente la compras durante un tiempo, hasta que encuentras el coche o la casa que buscas, pero, aún así, es algo que siempre me extrañó.
El experimento de regalar una edición reducida, aunque esté llena de mensajes como “compra la edición completa en tu quiosco” me confirma que la idea de regalar el periódico debe estar pasando por la mente de más de un director. Hay otras interpretaciones, por ejemplo, que es una forma de publicidad para atraer lectores a su producto de pago, pero la mía es la que he expuesto.
Quiero tomar una foto del ejemplar y publicarla pero ahora no tengo tiempo :(

Clasificado en Medios, Modelos de negocio.

4 Respuestas a “¿Deben ser gratuitos los periódicos?”

  1. Ismael dice:

    Lo del minisegundamano es una opción de salir del negocio del papel por parte de segundamano, más enconcreto, salir del quiosco, con internet han avanzado pero salir del quiosco es vital para avanzar hacia la comunicación global

  2. En Voz Alta dice:

    Lo de ofrecer una edición reducida para que compres la ‘edición papel’ es algo que indirectamente ya hacen los medios digitales de muchos periódicos. De ahí las versiones ‘sólo para subscriptores’ de muchos periódicos en la red: El País, The New York Times, etc.
    Supongo que el problema es la inadecuada aplicación de todas las posibilidades que brinda internet a la hora de ampliar contenidos o crearlos de manera específica (más allá de animaciones o infográficos).
    Digamos que la edición ‘mini’ de muchos periódicos sería su página web, la edición de pago ‘mini’, el periódico en papel y la edición ‘extra’ para subscriptores, la que aparece en los medios digitales.
    Pero, y dejo la pregunta en el aire, ¿no habíamos quedado en que cada vez se lee menos prensa?

  3. tintachina dice:

    Muy interesante todo lo que apuntáis.
    “Salir del quiosco”. En mi caso, que en la boca de metro me ofrezcan los 3 gratuitos me evita acercarme al puesto de prensa. (Además siempre voy con prisas).
    Respecto a lo de edición digital como aliciente para comprar la versión impresa, estoy más próxima a la visión de que hay que crear un producto específico para el canal internet, del mismo modo que un mismo grupo de comunicación puede tener un canal de TV, una emisora de radio etc.
    Y buenísima la pregunta “¿no habíamos quedado en que cada vez se lee menos prensa?”. A mí me gustaría seguir leyéndola pero me lo ponen difícil. No se han adaptado a los tiempos. ¿Si hasta la comida se ha adaptado por qué ellos no? En el post anterior di algunas ideas :)

  4. Online vs Offline dice:

    Segundamano se está posicionando en Internet de forma muy importante. Tiene del orden de 2 millones personas que buscan en la web segundamano.es al mes. La versión no es más reducida que en el periódico, al contrario es mucho más amplia. Evidentemente el papel no desaparecerá. hay muchas personas que prefieren prensa, pero lo que sí está claro que Internet permite una agilidad y unos servicios interactvos, de alertas, de bvúsqueda personalizada, de tasar un piso, etc. que con la prensa es imposible.

Deja un comentario