Entrevista a Carlos Tirado de Bitácora Tremendo

Publicado el 20 noviembre, 2004

[Publicado originariamente en blogosfera.org el 23 de agosto de 2003]
Con la entrevista a Carlos Tirado de Bitácora Tremendo Blogosfera.org inicia una serie que pretende reconstruir la historia de los weblogs en español a través de las palabras de sus protagonistas. Webloggers de toda condición: veteranos o recién llegados, serios o irreverentes, jóvenes y no tan jóvenes… serán invitados a participar.

Carlos Tirado escribe, desde Carolina del Norte, cuatro weblogs que se cuentan entre los más veteranos de la blogosfera hispana: Bitácora Tremendo en español, Tremendo Weblog, Babyblog, dedicado a su hijo, y uno privado para mantenerse en contacto con sus familiares. Carlos es, además, el inventor del término “bitácora” que tantos de nosotros empleamos para referirnos a los weblogs en español. Esto es lo que nos ha contado.

¿Cómo descubriste los weblogs?

Fortuitamente descubrí el sitio robotwisdom.com de Jorn Barger a finales de 1998 y lo leía esporádicamente sin prestar demasiada atención al hecho que era un “weblog”, solo obtenía ahí enlaces a lecturas interesantes y/o divertidas. Yo mantenía desde tiempo atrás mi página personal la cual tenía un formato un poco similar aunque las actualizaciones eran más bien infrecuentes. Ya que Barger mencionó en alguna ocasión sus experiencias con un software producido por Userland para mantener ese tipo de sitios, así descubrí scripting.com de Dave Winer.

A través de Winer aprendí más acerca de los weblogs y me enteré del lanzamiento en Abril de 1999 de un escrito que me pareció fantástico y era casi como la expresión pura de mi entusiasmo por la Web: el “Manifiesto Cluetrain”. Me dí a la tarea de traducir ese texto al castellano, y lo envié a los creadores al mismo tiempo que me incluía en su lista de firmantes apoyando las ideas expresadas. Imaginarán mi sorpresa cuando han incluido mi firma y enlace a mi traducción en el lugar más prominente en sus páginas (tal vez por ser la primera traducción del Manifesto, ejemplificando su rapidísima expansión), entonces decidí explorar los sitios de mis “co-signatarios” y entre ellos descubrí muchas Webs interesantes, incluyendo algunos de estos “weblogs”, por ejemplo peterme.com de Peter Merholz, el cual finalmente me inspiró a evolucionar mi propia paginilla hacia el nuevo formato.

¿Cuál fue el primer weblog en español que conociste y cómo?

El mío, que abrió “oficialmente” en Octubre de 1999. Unas semanas después descubrí en las estadísticas de visitas a mi sitio a “Area Estratégica” de Gustavo Arizpe que recién iniciaba también utilizando el nuevo servicio gratuito de Userland: editthispage.com, y creo que a través de Area Estratégica descubrí casi inmediatamente Subte.com de Raúl Rodríguez y José Venegas. Subte inició tan solo unos días después de mi bitácora.

¿Os pusisteis en contacto?

Sí, me entusiasmó descubrir que no era el único loco haciendo lo mismo en español. Casi inmediatamente establecimos contactos y enlaces entre los tres sitios, y muy poco después aparecieron tambien Beto González con su primera de muchas bitácoras (Lo que sea) y Eduardo Arcos (eduardoarcos.com).

¿Os sentís o sentíais parte de una comunidad? (La Tribu)

Definitivamente. Los chicos de subte establecieron una lista de correo en egroups (netbitacora) y de pronto ya nos referíamos a nuestro grupo como “la Tribu”. Luego se expandió el grupo con el usablog, futblog, Rafa Nevarez, MeArte, Goliche, y alguno(s) que se me escapa(n) de la memoria.

Recuerdos/anécdotas de aquella época

A principios del 2000 éramos como 4 o 5 apenas, y aún así en Subte tuvieron la idea del primer concurso de “popularidad” entre bitácoras al publicar una encuesta, ante lo cual hice un comentario sarcástico en mi bitácora que probablemente fué la primera fricción o desacuerdo dentro de la tribu. Otros conflictos entre bitacoreros no tardaron en aparecer, y al crecer el número de bitácoras la inicial camaradería se ha diluído sin duda. Pero en balance ha sido muy positivo y tenemos contactos ahora que jamás hubiera soñado lograr sin la ayuda de Internet, aún cuando no llevamos a la realización algunas ideas de proyectos comunes que surgían a veces.

También aún publicando en castellano, manteníamos una relación y contactos saludables con varios “weblogs” en inglés, inspirando a Meg Hourihan de megnut.com a intentar publicar en nuestro idioma su bitácora megnuez (duró poco tiempo), y Joe Clark mantenía una lista de “Xenoblogs” (weblogs en idiomas distintos al inglés). Todo esto años antes claro, que el reciente esfuerzo de Mark Pilgrim por publicar en español.

¿Podrías describir cómo era el panorama de los weblogs en sus inicios? ¿a quiénes leías? ¿a quiénes recuerdas?

El panorama me parecía lleno de promesa. El formato blog sin duda sería algo grande dando voz y plataforma a todo el que quisiera tenerla, éramos parte de una conversación global. No solo eso, la misma Web hervía con innovación, noticias excitantes todos los días, éramos parte de una revolución que transformaría al mundo.

Diariamente leía los mencionados arriba (scripting.com, peterme.com, robotwisdom.com) y otros magníficos (algunos desaparecidos) como infosift en jjg.net, lemonyellow.com, eatonweb.com, flutterby.com, camworld.com … en castellano, seguía a toda la tribu, hasta que fuimos demasiados y ya no podía leer tantos.

¿Qué ha cambiado respecto a los inicios?

Creo que aún somos parte de una revolución que está transformando al mundo, pero ahora con un tono mucho más mesurado y menos expectativas irreales. La energía no es la misma, pero eso lo veo como madurez. Ya no somos tan “adolescentes”.

¿Qué te decidió a escribir un weblog?

Me pareció una evolución natural del sitio Web personal que mantenía desde 1997. Siempre tuve la tendencia de “documentar” lo que aprendía, hallaba, era simplemente interesante, etc. y el formato “weblog” me resultó idóneo.

¿Cuánto tiempo tardaste en decidirte?

Meses. Primero experimenté con Pitas.com, pero hasta antes de la aparición de blogger.com no me sentía lo suficientemente cómodo con las herramientas para publicar con frecuencia.

¿Has pensado en dejarlo alguna vez o, incuso has llegado a dejarlo?

No. Cuando paso por periodos de inactividad bitacorera, es debido a que simplemente no tengo tiempo de hacerlo, pero no por falta de ganas.
Por otro lado, tengo más que un solo blog (4), y en algún momento sí he considerado dejar uno de ellos en donde simplemente colecciono enlaces de interés profesional, pero me sigue siendo útil de alguna forma u otra, por lo que no le he dado fín.

¿Qué te impulsa a seguir escribiendo?

Tal vez una especie de adicción a la información, tan trivial e inútil como es a veces. Tambien me resulta un poco terapéutico.

¿Puedes decirnos a qué te dedicas?

Tengo mi propio negocio de desarrollo Web en una pequeña comunidad de la costa Este en los Estados Unidos. Cuando no estoy frente a mi ordenador, me dedico a mi familia totalmente.

¿Qué edad tenías cuando lanzaste tu weblog?

¡Que imprudencia! (36)

¿De qué país eres / dónde resides?

Soy mexicano. Por azares del destino (mi esposa estudia su doctorado en laboratorio marino de la Universidad de Duke) vivo en Beaufort, en el estado de Carolina del Norte en los Estados Unidos. Probablemente nos mudaremos pronto, pero ya que mi esposa y ahora mi hijo son “gringos”, lo más probable es que permanezca en este país.

¿Recuerdas tu primer post? (Fecha aproximada)

Mi primera nota fué para presentar una reflexión mía (bastante mala) acerca del inminente cambio de milenio, el ex-famoso Y2K. Octubre 29, 1999.

¿Cuál es el origen del término bitácora para denominar a los weblogs en español?

“Bitácora” fué la primera palabra que pensé como título del “weblog” en español que estaba por abrir, inspirado en la introducción que el capitán Kirk hacía al inicio de “Viaje a las Estrellas”. Y ya utilizaba “weblog” para otro que escribo en Inglés.

Varias semanas mas tarde, luego de descubrir la existencia de “Area Estratégica” de Gustavo Arizpe, leí una de sus anotaciones de Diciembre 19, 1999 donde dice “Se trata de Bitácora, en donde por cierto se ha usado el mejor equivalente en español para la palabra weblog.”

Lo cual me puso a pensar que mi título debiera no ser mío, sino que como mencionaba Gustavo, podría bien ser el equivalente genérico en español de weblog. Entonces cambié de nombre, en vez de ser simplemente “Bitácora”, sería “Bitácora Tremendo”. Hice una anotación al respecto el 23 de Enero del 2000.

Ante esto, Subte (José Venegas en específico) reaccionó diciendo:

“Me gustaria sentirme aunque sea un poquito responsable que Meg
ahora este haciendo su bitácora, Megnut, en español. Bienvenida
Megnuez.
“Ademas noten que use el termino “bitácora” en ves de “weblog”
como lo hacia antes. Siempre me habia sentido incomodo diciendole
“bitácoras” a los “weblogs” en español ya que Carlos nombro su
bitácora, err… Bitácora. Bueno la cosa es que Carlos ayer
reacciono a lo que Gustavo dijo hace mas de un mes y me ha hecho
sentir mucho mas comodo. De ahora en adelante las bitácoras seran
bitácoras y “Bitácora” sera “Bitácora Tremendo”… o algo asi.
Me confundi yo mismo…”

Y la suerte quedó echada, supongo. Aunque desde luego, varias er, bitácoras, han cuestionado desde entonces la validez del término, desde Estructuras de Control por allá en Octubre del 2001 (ver nota del 21 de Octubre titulada “Bitácoras”), hasta EDMZ tan recientemente como el 31 de Julio pasado.

Como defensa del uso de Bitácora, me refiero siempre a lo que escribí como reacción a la anotación de Alberto en Estructuras de Control:

Si bien el término “bitácora” (procedente del Latín habitaculum)
se refiere a un compartimento en donde se guardaba la brújula y
compás de una nave, es obvio que hoy en día no existen tales
compartimentos ni necesidades para navegar. El original cuaderno
de bitácora, en donde se hacían las anotaciones de navegación,
no reside yá en un “armario para la brújula”. Por otro lado, la
palabra bitácora está intrínsicamente ligada a el hecho de “navegar”.
Recuerdo hace casi 30 años en televisión la serie de Viaje a las
Estrellas, traducida al castellano, que empezaba con la voz del
capitán Kirk describiendo su misión y viajes: Bitácora del capitán…

Alberto sugiere llamar a este tipo de sitios simplemente diario.
Pero esto es reabrir un debate similar al que ya surgió dentro de
este género en Inglés, al tratar de distinguir entre diarios más
tradicionales (Journals) y el nuevo formato de Weblog. Hoy todos por
igual se describen como blog. En otras palabras, los puristas
dejaron de remar contra la corriente y terminaron aceptando la
flexibilidad del término. ¿Por qué? porque estamos hablando de algo
nuevo, esto es Internet, y muchas veces la mejor manera de describir
lo que hacemos en este nuevo espacio, es adaptar palabras del mundo
anterior, de la mejor manera posible.

¿Qué más puedo decir? Este sitio seguirá llamándose Bitácora Tremendo,
y aquí seguiremos llamando “bitácoras” a los sitios escritos en
castellano que siguen el formato de los “weblogs”. La nota (forma que
aquí se utiliza como equivalente del inglés post) de Alberto
ciertamente me ha hecho reflexionar de nuevo sobre el tema, 21 meses
después. Gracias.

Comentarios que recibió este post:
Sin dudas Carlos fue uno de las personas que me impulsaron a descubrir nuevos weblogs en español. Además de leerle todos los días.
Escrito por: mini-d | Agosto 23, 2003 04:05 PM
Tremendo lo es… es más, siempre me ha caído bien y no sé por qué. Supongo que por su seriedad en hacer las cosas, por ser un referente claro…
Leyendo la entrevista, cuando habla tanto en pasado, parece que el 1999 fue hace siglos, cuando realemente sólo han pasado 4 días. Pero cuando ves que en en la blogosfera se abren tantos blogs como tantos que desaparecen, ves que no es fácil mantenerse ahí… y de la forma que él lo ha conseguido.
A seguir.
Escrito por: 4Colors | Agosto 24, 2003 10:12 AM
es cierto… pasaron un par de años y nos parece el cretásico.
Felicitaciones por la entrevista 🙂
Escrito por: mariano | Agosto 25, 2003 03:11 PM
[Publicado originariamente en blogosfera.org el 23 de agosto de 2003]

Clasificado en Weblogs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *