La mayor aventura jamás contada I

Publicado el 21 abril, 2001

La prensa escrita no desapareció con las primeras emisiones de radio, aunque las bajas fueron muy numerosas y los vespertinos dejaron de tener sentido. La televisión no acabó con la radio y los periódicos pero la familia había crecido y hubo que adaptarse al cambio. El periódico de papel puede que llegue a morir, pero no será por culpa de Internet.

Asistir al nacimiento de los diarios electrónicos y observar cómo se encuentran a sí mismos es un privilegio. No se me ocurre mayor aventura que crear uno (esta noticia es de marzo, pero se la debía a alguien; léase entera, sugiero).

Clasificado en Medios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *