Navegar en el trabajo reduce el estrés

Publicado el 10 noviembre, 2003

Que un profesional se mantenga informado de las noticias que afectan a su sector es necesario pero ¿debe hacerlo en horario de oficina? En mi primer trabajo serio no sólo me lo permitían, sino que me animaban a hacerlo, casi me lo ordenaban 😉 En el actual no lo hago, espero hasta llegar a casa.
Claire Simmers ha escrito un libro donde afirma que navegar desde el trabajo es beneficioso porque permite administrar mejor el tiempo, reducir el estrés y compaginar la vida personal y profesional. Un ejemplo típico sería utilizar la banca online en vez de acudir a una sucursal. La noticia viene en CNN pero es más extensa la nota publicada aquí.
La clave, como siempre, está en no pasarse de la raya. En el Reino Unido, los empresarios creen que sus empleados abusan del correo electrónico y de Internet.

Clasificado en Vida Cotidiana.

11 respuestas a “Navegar en el trabajo reduce el estrés”

  1. Una vez se haga con medida creo que es bueno poder revisar el correo personal o usar el msn para charlar con los amigos mientras se trabaja. Eso si, hay que ser responsable con las actividades del día al día por que cuando la producción baja los jefes lo notan fácilmente y entonces pueden empezar a implementar políticas que impidan el libre acceso al uso de Internet en pro de la empresa.

  2. Salva dice:

    Totalmente en contra. Por varias razones ademas. Primero es que tu jefe te paga porque realices una función determinada, no para chatear, sino vales o tienes mucho estres, o necesitas el msn para rendir, a la calle; hay muchos otros empleados.
    Otra razón es que si a uno le gusta su profesión y se considera una persona altamente cualificada, le sobra cualquier cosa que no sea su trabajo, en el horario de trabajo. Si se distrae o necesita evadirse, es que no le gusta.
    Así que lo que hay que hacer es trabajar y rendir, porque de lo contrario nuestro jefe perderá tiempo y recursos, es decir, perderá dinero, y si detectan que no rendimos –> calle.
    Un saludo.

  3. beto dice:

    Mi trabajo y mi título en la tarjeta de presentación dicen «VP, Investigación y Desarrollo», por lo que parte del mismo es precisamente mantenerme al corriente de todo lo que ocurre en el mundillo del web para así ayudar a tomar decisiones. En mi caso, sería retrógrada y estúpido por parte de mi empresa pretender monitorearme a ver si estoy «perdiendo el tiempo» de esta manera.
    Además, ellos saben muy bien que lo mío es trabajar por objetivos, no por «horas-nalga»… los esquemas obsoletos de los tiempos de la Revolución Industrial no aplican bien para el sector de IT, pues con estar conectado en la casa y la oficina, e incluso llevando trabajo de un lugar a otro, más bien trabajamos más que antes.

  4. beto dice:

    Además, creo que lo importante es demostrar que eres una persona responsable y cumplidora. En mi caso, me tomó tiempo crear dicha reputación, pero cuando los demás ven que hablas en serio y lo demuestras una y otra vez con hechos, no tienen por qué joderte.

  5. tintachina dice:

    Para una adicta a la información como yo, el día que la jefa del departamento me dijo que debía leer las noticias desde el trabajo no me pudo hacer más feliz. Es algo que echo de menos porque en mi actual empresa no percibo que nos impulsen a estar al día… 🙁

  6. ninotdeneu dice:

    Los tiempos cambian y los trabajos tambien… a mi ya no me pagan por estar en la oficina, incluso es mejor que no esté en la oficina si eso es más productivo. Por ejemplo, estudiar en casa para aprobar certificaciones de productos que usaremos en proyectos.
    Y cuando estamos en la oficina Internet es necesario para saber como avanza la tecnología. Si se usa para otros fines (bancos, e-mail personal, etc.) ha de hacerse con moderación. Ganamos tanto la empresa como yo. Antes teniamos que perder tiempo en ir al banco para culquier cosa, y había que ir, ahora ya no es necesario. Por eso no debe prohibirse, siempre que se use con moderación.

  7. 4Colors dice:

    A mi me parece bien que se navegue en horas de oficina, siempre y cuando a lo que te dediques requiera de ello.
    Si por el contrario no lo es necesario para tu trabajo, es como todo: es más facil que rindas más teniendo cada cierto tiempo un cambio de aires y de relax mental.
    Pero dando la razón a algunos comentarios: siempre y cuando seas lo suficientemente responsable del tiempo que dediques.

  8. Salva dice:

    Totalmente de acuerdo con Mía.
    Saludos.

  9. mini-d dice:

    Yo soy conciente de ambas partes, la parte de que hay responsabilidades, y hay partes que involucran el crecimiento personal de cada trabajador.
    Cuando una persona, habla con otra se informa, crece en cultura o pierde el tiempo, pero a la larga trae beneficios.
    Ahora, si tienes una persona que no cumple objetivos, no trabaja, y solo se dedica a jugar Quake y mandar mensajes a sus amigos por msn, eso lo puede hacer tranquilamente desde su casa.
    El día que tenga mi propia empresa, como primera regla están los objetivos, hay que hacer esto en tal fecha, post a eso, o mediante, el crecimiento de cada uno, incentivar a la gente a desenvolverse en su ambiente, rubro o lo que sea… y que aporten nuevas ideas y conocimiento al resto del equipo.

  10. Jorge Ramirez dice:

    Estoy de acuerdo con estar en contra de las horas-nalga. Mucha gente no tiene la culpa de tener suficiente talento y energia para acabar un determinado trabajo en menos horas, a comparacion de aquellos inadaptados que se tardan o se hacen tontos para cubrir sus horas.
    Felicidades y Saludos
    Jorge Ramirez
    Mexico

  11. Charly TB dice:

    El debate es el de siempre. Prohíbeme algo y tendré más ganas de hacerlo.
    En los comienzos de la Revolución Industrial, con la «mano dura» de Taylor se pensaba que cuanto más «robot» fuera el trabajador mejor rendía en el trabajo. En síntesis, que la gente no pensara, solo fuera una máquina.
    Luego llegó la «mano blanda» y el hecho de que algunos empleados pensaran que la empresa los tomaba en consideración les hacía trabajar mejor.
    Por último la «mano izquierda» demuestra que cuanto mejor se trate al empleado (que antes de ser un trabajador es una persona) mejor trabaja.
    Yo tuve la experiencia de ser «esclavizado», incluso con una planilla en donde tenía que poner que actividad hacía, de qué hora a qué hora, y cuanto tiempo me llevaba. Por supuesto, me prohibían navegar y servicios de mensajería instantánea. Me sentía tan agobiado, que además de reducir mi productividad, perdía más tiempo en intentar «burlar» el control (cosa que siempre conseguía). Así pues, la prohibición resultó claramente perjudicial para la empresa.
    Si se me hubiera dado más libertad, eso me habría hecho sentir mucho más responsable (sobre todo ver que me tratan como «persona» y no como un objeto) y estoy convencido de que habría rendido mucho mejor.
    La cosa acabó de la peor manera posible, para mí, pero sobre todo para la empresa. Al cabo de tres meses de presión constante, pedí la baja por stress. Pasé por un estado de nervios y tuve que estar medicado durante varios meses. A la empresa no le quedó más remedio que negociar mi despido e indemnización.
    No estoy de acuerdo con quien opina que quien hace algo que le gusta no necesita evadirse o distraerse. Primero, no todas las personas tienen la suerte de trabajar en lo que les gusta. Segundo, no somos máquinas, ni todos los días nos levantamos con las mismas energías. Somos seres humanos, y las circunstancias que nos rodean influyen totalmente en nuestro entorno.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *