Rehenes

Publicado el 14 junio, 2005

Llamadme desconfiada pero hay cosas que no me cuadran.
Un archivo debería estar para conservar una copia de algo escrito o creado, pero no convertirse en el único sitio donde encontrarlo. Por eso Archive.org tiene sentido y no lo tiene su otra aventura: Ourmedia.
¿Por qué tendría que distribuir mis vídeos a través de Google Video? Gracias a internet podría firmar con numerosas editoriales/discográficas/productoras que me ayudaran a distribuir mis contenidos pero no tiene sentido subirlos en cien sitios, actualizarlos cien veces si hago una correción etc. Un servicio es el almacenamiento y otro la distribución. No tienen por qué ir juntos. ¿O sí…?
Esta mañana me he dado cuenta de por qué dicen que Google es ahora la mayor empresa de medios del mundo ;) ¡Lo que quieren es creadores de contenidos gratis! (o baratos). A esto lo llamo yo caerse del guindo.
En realidad, sí tiene sentido usar estos servicios si:

  1. eres joven, tienes mucho tiempo libre y andas escaso de fondos, lo cual suele ir de la mano.
  2. constatas que Google es quien dirige el tráfico de las que fueron graciosamente llamadas autopistas de la información.

Creo que todos los inconvenientes que planteo se pueden solucionar pero ¿existe esa voluntad? Diría que no, se aproxima el Q2.
>> Primer post que publiqué sobre el tema.
Actualización: con lo que odio el cartelito y tengo que actualizar el post en el mismo día de su publicación:
>> El creador de Napster inauguró el lunes un servicio para ayudar a músicos y casas discográficas a ganar dinero en Internet mediante la gestión centralizada de la concesión de licencias.
>> Video content set free on Web:

de repente, parece que todo el mundo, de las grandes corporaciones a organizaciones sin ánimo de lucro, quieren alojar tus vídeos gratis…

Clasificado en Medios.

5 Respuestas a “Rehenes”

  1. canijo dice:

    je…temblemos cuando todo esto se empiece a legislar a causa de que no dejemos que las corporaciones ganen dinero con nuestro “curro” y aficiones de índole ocioso(trabajo gratis pa ellos).Históricamente hablando, un ejemplo de la sucesión de acontecimientos que ahora nos encontamos con internet sucedió en el inicio de la radio. y el paralelismo es más que preocupante.
    arde troya…

  2. cierto ese ultimo comentario, en cuanto a algo gratuito se le ve el jugo, en seguida se regula de alguna manera y se acabo!!!

  3. endy dice:

    No sé de que os extrañais, la red sigue siendo territorio de oportunidades para nuevos negocios,
    y tal como se decía en el comentario anterior al mío, tarde o temprano las cosas se “regulan” de alguna manera.
    Es lo mismo que está pasando con los blogs, que se están “profesionalizando” y están perdiendo ese espíritu fresco e independiente que es para lo que se supone que son.
    Ejemplos no faltan y los comentais día a día: empresas que crean blogs (dudo mucho que así se puedan crear opiniones independientes), blogs que cuando tienen éxito se llenan de publicidad para sacarle partido (cosa que es comprensible), etc, etc.
    Personalmente veo más interesantes los blogs de personas “de a pie” que los que pueda poner cualquier empresa o medio de comunicación.
    Desde 1993 no he dejado de ver cosas similares en la Red: El vil metal lo corrompe todo.

  4. claudio dice:

    Contra la capitalización de los blogs no podemos hacer nada. Creo que en la red hay espacio para todos.Las empresas han comenzado a crear blogs para dar a conocer sus productos/servicios y saber qué les parecen a los usuarios consumidores. En pocas palabras un estudio de mercado gratuito. Los blogs tienen mil usos…la entrada de estas empresas a este formato es buena mientras no se nos comience a censurar a nosotros los ciudadanos de “a pie”. Si por medio de las protestas que escribo en mi blog puedo hacer que Timofónica, por ejemplo, piense dos veces antes de seguir haciendo sus chanchullos en Latinoamérica me puedo dar por satisfecho.
    Los blog DEBEN cumplir un rol regulador… de denuncia.
    Saludos
    Claudio
    http://www.activosintangibles.com

Deja un comentario